En Barcelona, el pasado domingo finalizó la celebración del EPT. El evento principal de la serie fue el más importante en los 18 años de historia del European Poker Tour. Los participantes realizaron 2.294 entradas (1.686 entradas únicas y 608 reingresos). El récord de entradas únicas se estableció en 2016, cuando el torneo todavía se celebraba en formato freezeout (las reingresos aparecieron en 2018). El polaco Sebastian Malec venció entonces a 1.784 oponentes.

Resumen de la primera mitad de la serie:

Una mirada en profundidad a los €100,000 Super High Rollers, las victorias de Arthur Martirosyan y Michael Addamo, y otros aspectos destacados de la primera semana del EPT.

Para leer

Giuliano Bendinelli se convirtió en el ganador del torneo principal. El italiano de 31 años ha estado compitiendo en la serie europea más grande durante más de 10 años, pero los resultados fueron muy modestos. Su mayor premio en lo que va de año fueron €100.000 en el torneo de €1.000 de Monte Carlo 2013.

En el mano a mano, venció a otro regular de la serie europea: Jimmy Guerrero, de Francia.

Espectadores y comentaristas destacaron que la fase final del torneo se desarrolló en un ambiente distendido y amistoso. Y esto, a pesar de los grandes saltos de premios: la diferencia entre el primer y el segundo lugar fue especialmente impresionante.

Sin embargo, la parte final del torneo no estuvo exenta de algunas rarezas.

El último día, Guerrero llegó con el stack más bajo (20bb), mientras que los otros cinco jugadores tenían entre 42 y 60 ciegas.

En el primer descanso, Patrik Jaros de República Checa estaba muy por delante de sus contrincantes.

En el nivel 200,000/400,000, Guerrero ganó varios botes, empató con Bendinelli y luego se enfrentaron con stacks parejos de 23 ciegas antes del flop.

Después de este accidente, Giuliano se quedó con 1 ciega y Guerrero tomó la delantera.

Pero Bendinelli inmediatamente empujó con A4, resultó mejor que dos oponentes, se mantuvo firme y se triplicó. Unas pocas manos más tarde, se dobló a unas cómodas 10 ciegas con K8o contra los AJs del noruego Kaihan Mokri.

Mokri nunca se recuperó de tal golpe y quedó eliminado en sexto lugar.

Constantemente a la cabeza y entreteniendo a los oponentes y espectadores, Patrik Jaros, después de un 3-bet all-in por 30 ciegas con seises, se fue en el quinto lugar.

Guerrero se convirtió en un gran líder en fichas después de esta mano.

Quedaban dos brasileños en el 4-max, un italiano y un francés –la locura previsible reinaba entre los aficionados.

Bendinelli se volvió a doblar –esta vez ante Costa– y continuó su ascenso al título.

El emocionado italiano estaba tan encantado que saltó hacia el avergonzado brasileño para abrazarlo, pero rápidamente se dio cuenta de que esa no era la mejor idea.

A Costa le quedaban 4 ciegas, pero primero se triplicó (la mano no estuvo incluida en la cobertura) y luego se dobló con cincos contra el AQ de Guerrero. Esto le ayudó a dejar fuera a su compatriota Fabiano Kovalski.

Después de jugar 3-max por un rato, los jugadores pidieron detener el reloj para hacer un trato. La discusión a veces parecía una payasada. El iniciador de las negociaciones fue Bendinelli, y durante toda la discusión habló muy dignamente.

Costa dijo de inmediato que no estaba particularmente interesado en el trato, pero el italiano lo convenció de mirar los números.

El brasileño se mostró bastante satisfecho con la opción del ICM, también accedió Bendinelli, pero en ese momento Guerrero, que estaba asistido por Davidi Kitai, pidió €50.000 más.

«O ICM o jugamos», advirtió Costa.

«No te daré nada. Mi familia es increíblemente rica», dijo Bendinelli. «¡No me importa nada el dinero, mis padres tienen 30 millones!»

Kitai volvió a la mesa.

«Hermano, soy bueno en todos los stacks», le recordó Giuliano. «Lo tengo todo resuelto. Costa también es un jugador duro. No podemos dar un centavo más. Estamos jugando demasiado bien. Y no me asustes con saltos de premios, te dije que tengo una familia increíblemente rica. No me importa el dinero en absoluto.»

«Exacto», coincidió Costa con todo. «Y si eres tan genial, puedes ganar fácilmente los 127k que quedan en juego. Incluso podemos dejar más.»

–Vamos a jugar –Guerrero volvió a su asiento.

¡Las negociaciones duraron más de 20 minutos! Pero después de jugar sólo una mano, en la que Bendinelli le ganó 2 millones de fichas a Costa (suena impresionante, pero en ese momento eran 4 ciegas), Guerrero volvió a pedir que se detuviera el reloj.

«Amigos, ¿podemos dejar 150k en el sorteo?» sugirió el francés, halagador.

«Amigo, lo propusimos nosotros mismos», comenzó a hervir Bendinelli. «¿No nos escuchas en absoluto? Podemos dejar al menos 200.»

«Sí, había una opción para quitarle 25k a cada uno y jugar por 200k», recordó Costa.

«150k está bien para mí», estuvo de acuerdo Guerrero.

«Pero necesitamos obtener nuevos números», advirtió Bendinelli, «no estoy listo para darte regalos.»

«No estoy de acuerdo con eso», se negó Costa.

«Y si te doblabas, ¿también dividiríamos según los datos antiguos?» le preguntó Giuliano. «Pero eres un buen tipo, tal vez te ceda un poco.»

«Está bien, vamos a ver.»

«Solo aceptaré un millón», dijo Costa categóricamente.

«Estoy listo para darte 15k, pero sólo por la buena actitud.»

«Está bien, eso suena justo.»

Después de eso, los jugadores recordaron que querían dejar 150k en juego, y las cantidades volvieron a ajustarse ligeramente.

Bendinelli ofreció a Costa 19k para compensar la diferencia.

«Solo hago esto porque me gustas mucho.»

Pero Costa discutió algo con amigos y se negó.

–Vamos a jugar.

«Esa fue una oferta muy generosa», le dijo Guerrero mientras se reanudaba el juego.

«No te corresponde a ti decidir», respondió bruscamente el brasileño.

«Estoy de acuerdo», Bendinelli se puso de su lado. «Tú mismo pediste 50k más, está completamente fuera de discusión.»

Pronto Costa salió eliminado, lo que hizo muy feliz a Guerrero.

Giuliano trató de contener sus emociones.

–Es una pena que haya sucedido, –abrazó a Kostya.

–Está bien, buena suerte.

Solo después de eso, el italiano dio rienda suelta a sus sentimientos y se ahogó en los brazos de sus amigos.

Solos, los jugadores volvieron de nuevo a la mesa de negociación.

«Acepto 1.280.000», sugirió Guerrero, «es decir, de usted otros 30k».

«Olvídalo», Giuliano lo despidió. «Ni siquiera te daré mil.»

«¿Pero querías darle 19k al brasileño?»

«Sólo porque surgió una situación incómoda.»

«¿Quizás al menos podamos dejar un poco más en juego?»

«Podemos dejar 100k, no hay problema. Pero no te doy ni un euro. Estoy muy contento con mi juego, y este dinero no cambiará nada en absoluto. ¡Mi familia tiene 30 millones!»

«Muéstrame», pidió Davidi Kitai.

«Ahí está mi madre, pregúntale.»

Guerrero y Kitai consultaron un poco más y aceptaron lo que sugería la calculadora. €68.000 quedaron en juego, por lo que los oponentes lucharon durante otras 2,5 horas.

Guerrero tomó la delantera varias veces, y en algún momento su ventaja se triplicó. Pero Bendinelli siguió volviendo al juego. En una mano, atrapó 6 outs en el river.

Los jugadores llegaron a la mano final con stacks de 30 ciegas contra 25 a favor del italiano, y todo terminó con un cooler.

«Mamá, te amo», admitió Giuliano feliz, «y le dedico la victoria a mi padre.»

Grabación de la mesa final.

Resultados de los finalistas:

El High Roller de €10.300 de varios días atrajo 530 entradas y terminó con un arreglo entre los 3 primeros.

Ganó uno de los jugadores más exitosos en la historia de las series SCOOP y WCOOP, Rui «RuiNF» Ferreira.

Stefan Schielhabel, subcampeón, ganó un torneo de brazalete en GG Poker un par de días antes del EPT de Barcelona.

Ganó el primer torneo $500 WSOP Online, con 5.099 entradas.

«Creo que fue una buena idea volver a centrarnos en el poker », tuiteó Stefan .

Steve O'Dwyer ganó el €25.000 High Roller final.

«La serie se estaba desarrollando terriblemente», admitió Steve después de la victoria. «Estaba especialmente enojado ayer, cuando me eliminaron a 20 personas del dinero en el $10k. Pero en este torneo lo estaba haciendo muy bien, y gané, así que ya no estoy enojado.

La estrella del rap argentino que pasó por caja en los dos últimos Mains de la WSOP (7º en 2021 y 39º en 2022) Alejandro Lococo ganó un Hyper Turbo de €1.000.

Todos los resultados.