Podríamos definir a la ligera al Full House en el poker como una mano de cinco cartas en la que se produce la combinación entre dos naipes del mismo valor numérico, y tres naipes también del mismo valor numérico. La mejor mano que podemos obtener, es decir el full house más potente, sería el compuesto por un trío de Ases y dos reyes.

Es una combinación muy sólida, por lo tanto no tan habitual, y de gran valor, que fácilmente puede llevarte a la victoria en una mano de poker.

Puede llegar a ser considerada como una de las mejores manos de poker que puedes obtener. Si bien supera a muchas manos o combinaciones ganadoras, el full house no es infalible. En orden de jerarquía esta mano se encuentra en el 4to lugar, justo después del poker (four of a kind), la escalera de color (straight flush) y la escalera real (royal flush). Y puede que en algunas ocasiones te encuentres que se refieren al full house como “boat”, lo que refiere a los inicios del poker y cuando se jugaba en los barcos…

En ciertas modalidades de poker, se debe cumplir con criterios específicos para tener esta mano como posible resultado. Por ejemplo, en el Hold’em sin límite, un jugador no puede tener un full house a menos que haya al menos un par en la mesa. En Omaha, además, será necesario tener un par en mano.

Hay muchas particularidades más que definen qué es el full house en poker. Por ejemplo, con esta mano podemos adoptar ciertas estrategias para no chocarnos contra un full house más grande, o aprender ciertas tácticas para que nuestro rival no esté completamente seguro de que tenemos un full house.

Asimismo, otra peculiaridad de esta combinación usualmente ganadora, es que casi siempre podemos verla después del river, es decir, cuando el quinto naipe es revelado. Básicamente hay un 0,9% de probabilidades de que recibamos un full house en el flop, es decir cuando se revelan las dos primeras cartas comunitarias; y casi un 13% de probabilidades de formarlo en el turn. En el river las cosas cambian, con los cinco naipes comunitarios revelados, tenemos un 20% de probabilidades de formar la combinación completa.

Si ocurre que recibimos un full house en el flop o en el turn lo más prudente será evitar que tus contrincantes se alerten y abandonen la mano, pero esto ocurrirá si no evitamos las apuestas grandes. Si en la mesa se pueden ver dos pares, hay más probabilidades de que salgamos derrotados o de que el pozo resulte dividido si no contamos con una de las mejores combinaciones.

Puede que sea una redundancia afirmar que nuestras actitudes y acciones ante una mano prometedora nos llevarán directo a obtener buenos o malos resultados en materia de recaudación de fichas. Y es aquí donde cada estilo o personalidad de juego tiende a jugar el full house de una determinada manera, lo que genera indicios en sus contrincantes. Analicémoslo más de cerca. Puede afirmarse que a un jugador del estilo “duro” o tight le será más difícil sacar total provecho de un full house, ya que acostumbrados a que sus apuestas no llamen la atención, sus contrincantes olerán el peligro si realiza una apuesta fuerte en más de una calle. En cambio un jugador cotidianamente agresivo puede permitirse arriesgar más a la hora de apostar sin despertar sospechas extra. A esto nos referimos cuando hablamos de tácticas para sacar el mejor provecho de esta prometedora mano.

El mejor escenario posible para sacar el mayor provecho de un full house es tener un par en mano y formar el full con la repetición de una de las cartas comunitarias que sea probable que tenga tu rival. De esta forma, tu jugada permanecerá oculta y es posible que puedas sacar valor a sus tríos. Pero debemos estar muy atentos, ya que un posible full más alto te puede vencer fácilmente.

La importancia de estar atento a qué tiene nuestro rival en mano, si tenemos un full house, incrementa nuestra posibilidades de sacar más valor y provecho a esta mano o jugada de poker, ya que es una mano muy fuerte y es un pecado desperdiciarla, pero también puede convertirse en una trampa si no aprendemos a soltarla en el momento justo.

Como mencionamos anteriormente el Full House cuenta con ciertas particularidades inherentes a la modalidad de juego que decidimos jugar. En el Texas Hold’em, por ejemplo, un jugador no puede tener un full house a menos que haya al menos un par en la mesa. Ya que posees sólo dos naipes en tus manos, y lo que necesitas para formar un full house es un trío y un par, es necesario que haya al menos dos naipes del mismo valor en la mesa. Esto marca la irrupción de la modalidad Texas Hold’em: vale la pena recordar que el full house nació como la primera mano o jugada de poker en la cual se utilizan los cinco naipes de la mano, cuando sólo se jugaba al poker tradicional de cinco cartas, que es la modalidad de poker más antigua. Por esto es, como mencionamos anteriormente, que al full house se lo suele denominar “boat” o “full boat”, ya que remite a los inicios del poker tradicional, que solía ser jugado en los barcos.

Y dado que ya hace un tiempo esta modalidad de poker se ha conformado como una de las más elegidas en las mesas de poker, ya sea de forma online o presencial, alrededor del mundo, los jugadores han adoptado sus formas y reglas en relación a las jugadas o manos ganadoras.

El full house debe jugarse de forma estratégica, si lo que quieres es sacar de esta jugada el mayor provecho. Poder estimar con qué mano cuentan tus oponentes puede darte cierta ventaja. Para tener conocimiento de la mano que posee tu contrincante se necesita haber ejercitado ciertas habilidades. Saber si tu oponente tiene un full house te será de gran provecho al momento de tomar tus decisiones en una ronda de apuestas. Para ejercitar tu juego, los sitios de poker online son una gran opción.

Por último y para finalizar nuestro recorrido, consideramos imprescindible poner el foco en las páginas que son consideradas unánimemente las más populares y, por lo tanto, las más visitadas por los jugadores de poker online de todo el mundo. Los sitios que mencionaremos se destacan por ofrecer a sus usuarios los beneficios y recompensas que describimos anteriormente: promociones y bonus de bienvenida en el primer depósito, reembolsos, ofertas exclusivas para miembros y bonificaciones de juegos extra.

Como es de esperarse también cuentan con una amplia oferta en lo que se refiere a las distintas modalidades de juego y sus formatos; en ellas podremos jugar tanto al Texas Hold’em como al tradicional Poker de 5 cartas, y muchos más. Nos referimos a plataformas tales como CoinPoker, PartyPoker, 888Poker, Bet365poker, TigerGaming, RedStar Poker, SportsBetting y PokerStars.