Usualmente, cuando estamos aprendiendo los conceptos básicos del poker, solemos pensar que con aprender el orden de las manos ya nos alcanza para saber cómo jugar, pero cuando vamos a una partida real y nos encontramos con un escenario en el que dos jugadores tienen la misma mano, no sabemos qué hacer, porque no prestamos atención a un concepto crucial: el kicker. ¿A qué llamamos kicker en poker? El kicker en poker es el concepto que se utiliza para referirse a las cartas que completan nuestras manos de cinco cartas (recordemos que siempre las manos de poker constan de cinco cartas), pero que no forman parte del juego que hayamos formado. Usualmente se utiliza para desempatar entre dos juegos iguales. Por ejemplo, si dos jugadores han formado una par de ases, ganará el que tenga el top kicker, es decir, el kicker más alto: la carta de mayor valor, por fuera del par de ases en sí mismo. También se lo suele conocer como carta de acompañamiento y es fundamental para terminar de entender cómo funcionan los valores en el poker. Para entender bien su significado, veremos varios ejemplos de manos de poker texas holdem para que identifiquemos con claridad las diversas situaciones en las que tendremos que recurrir al kicker para definir una mano.

Cuando hay dos jugadores que han formado el mismo par, como vimos en el ejemplo de par de ases, se define el ganador comparando los kicker. Recordemos que en el poker todas las combinaciones constan de cinco cartas, por lo tanto un par siempre va a estar conformado por las dos cartas del par propiamente dicho y, además, las tres cartas más altas siguientes. Veamos ejemplos:

  • Tenemos AK y el board mostró: A 7 4 9 2. Nuestro rival tiene AQ. Nosotros ganamos porque tenemos par de ases con kicker K y nuestro rival par de ases con kicker Q.
  • Ahora imaginemos que nosotros tenemos AQ y el board ha mostrado: A K 7 9 2. Nuestro rival tiene AJ. Ambos tenemos par de ases con kicker K, pero nuestro segundo kicker es la Q, que supera el segundo kicker J del rival.
  • Por último, pensemos en que tenemos A7 en un board con forma de A Q J 3 2. Nuestro rival tiene A9. En este caso, estaríamos perdiendo debido a que su tercer y último kicker 9 supera a nuestro kicker 7, ya que ambos tenemos pareja de ases y compartimos el primer y segundo kicker (Q y J, respectivamente). Su mano completa sería: A-A Q-J-9 (pareja de ases con kickers Q, J y 9).

En el caso del doble par, la definición es más simple. Al ser un juego que de por sí consta de cuatro cartas, solo tendremos que recurrir a un kicker para definir en caso de empate.

Por ejemplo, supongamos que tenemos KQ con un board: K J 2 5 J. Nuestro rival muestra K9. Es fácilmente demostrable que nosotros nos llevamos la mano gracias a nuestro kicker Q, que vence al kicker 9 del oponente. Puede que sea un poco más común, al haber un solo kicker, que se de un caso de total empate y deba dividirse el pozo en partes iguales. Por ejemplo, si tuviéramos: KJ y nuestro rival KQ y el board muestra: K 8 8 3 A. En este caso, ambos tendríamos doble par de reyes y ochos, pero empatamos por el kicker As.

Si bien es algo no muy común, puede pasar que dos jugadores hayan formado el mismo trío. En este caso, al ser un juego de tres cartas, contamos con dos kickers para definir el desempate. Si además del trío, los dos kickers fueran también iguales, se dividiría el pozo entre los jugadores.

Por ejemplo:

  • Tenemos AK y el board mostró A 9 2 A 6. Nuestro rival muestra AJ. Ambos tenemos trío de ases, pero gana nuestro top kicker K.
  • En otra situación posible, imaginemos que tenemos AJ y nuestro rival A9 en un board con forma de: A K A 3 2. Aquí ambos tenemos trío de ases con top kicker K, pero nuestro segundo kicker J vence a su 9.

En el caso de una escalera, es fácil darse cuenta de que el concepto de kicker no tiene lugar, ya que se trata de un juego de cinco cartas consecutivas, por lo que no cabe considerar una carta de acompañamiento. En caso de que hubiera más de un jugador con la misma escalera, se repartiría el pozo (siempre que no haya otro jugador con una mano superior). Pero con respecto al color, puede haber cierta confusión. En el color, no existe el kicker propiamente dicho, ya que también se trata de un juego que sí o sí necesita de cinco cartas para formarse. De todos modos, sí se aplica un criterio similar para definir quién lleva el color más alto. Por ejemplo, tenemos 9h8h (h=de corazones), nuestro oponente tiene Jh5h y en el board hay Ah Kh 7 3h 2. En este caso, ganaría nuestro rival, ya que su color sería: A-K-J-5-3 y el nuestro sería A-K-9-8-3.

Además de la escalera y el color, existen otros juegos que no dan lugar a la utilización de un kicker, ya sea porque no entra una carta más en el juego, como el caso de la escalera, o porque es prácticamente inutil, como en el poker. El significado de esto no es que el poker es la única mano que se forma con cuatro en vez de cinco cartas, se forma con cinco, pero la quinta no suele usarse.

A continuación, veremos algunos escenarios:

  • El full-house es otro juego de cinco cartas que no admite kicker. Si bien es muy inusual, en caso de que dos jugadores tengan el mismo full-house, el pozo se reparte en partes iguales.
  • Se supone que el poker es un juego de cuatro cartas iguales y un kicker. Pero, ¿qué es kicker en poker? ¿Para qué sirve? La verdad es que el kicker en poker no tiene una razón de ser, ya que es imposible que dos jugadores tengan el mismo poker, por lo que nunca sería necesario desempatar. De todos modos, la regla es siempre la misma y las manos deben formarse de a cinco cartas, por lo que igual se suele incluir la carta más alta además del poker.
  • En la escalera de color y la escalera real no hace falta utilizar kicker, ya que son cinco cartas consecutivas, por lo que no hay lugar para una carta de acompañamiento. Es imposible que dos jugadores tengan la misma escalera de color.

Una vez que hayamos terminado de comprender el concepto de kicker en poker estaremos realmente listos para saltar a las mesas sin problemas. Hoy en día ni siquiera es necesario salir de casa para demostrar nuestras habilidades. Podemos poner en práctica todo lo aprendido en cualquiera de las salas online que operan hoy en día, las cuales son muchas y con muchísimas opciones, para que elijamos la que más se ajuste a nuestros gustos y necesidades.

Las principales salas de poker online son:

En el caso de que las salas tradicionales no sean lo que buscamos o si simplemente no estamos tan acostumbrados a estar mucho tiempo delante del ordenador, hoy en día también existe una amplia variedad de apps para dispositivos móviles con las que también podemos tener una experiencia muy satisfactoria jugando al poker online. En estas apps encontraremos diversas variantes de poker, con predominancia de texas holdem y omaha, pero con algunas modalidades no tan comunes como el poker chino o torneos privados.

Las principales apps de poker online son las siguientes: