Si eres un recién iniciado en materia de poker probablemente hayas oído el concepto de poker online dinero real, pero quizás no estés completamente familiarizado con dicho término. Pues en el presente artículo intentaremos abarcar los aspectos más significativos de este modo de juego que ha modificado por completo la manera de concebir el poker para siempre. En principio, una partida de poker online por dinero real es idéntica a una partida en vivo, con las mismas reglas y cartas, pero que se realiza en una sala digital en la que los participantes deben hacer un depósito en una cuenta para poder apostar en las mesas. La principal característica es que solo se necesita una computadora con buena conexión a internet para poder jugar, sin importar el punto geográfico en el que uno se encuentre. Si bien está bien jugar sin apostar nada, para divertirse y pasar el rato, el poker online por dinero real se ha profesionalizado tanto que los mayores eventos de todo el mundo se llevan a cabo y son organizados a través de los principales sitios de poker por internet. Actualmente, las mesas virtuales son el espacio donde los mejores del mundo compiten día tras día por los pozos más jugosos y los torneos más importantes. A partir de su auge a principios de siglo, se han sumado tantos adeptos y se ha desarrollado a tal nivel, tanto como juego de estrategia como negocio, que es correcto considerar la creación del poker online por dinero real como el hito que ha definido y cambiado la historia de este juego para siempre. Pero toda esta popularidad y prestigio no aparecieron de la nada. Es necesario entender, antes que nada, de dónde surge este fenómeno.

Planet Poker fue la sala que albergó el primer juego de poker con dinero real. Una mesa cash de Limit Texas Hold’em con ciegas $3/$6 fue el escenario donde todo comenzó. Por ese entonces, quienes jugaban eran personas comunes que buscaban divertirse y experimentar con el novedoso sistema, pues el concepto de poker online profesional aún no estaba desarrollado, aunque no tardaría mucho en comenzar a crecer. Más adelante ese mismo año, Planet Poker empezó a experimentar frecuentemente tantos problemas técnicos que muchos jugadores empezaron a buscar alternativas y así fue cómo en el año 2000 Paradise Poker apareció como esa nueva atracción. Este nuevo espacio digital con gráficas renovadas comenzó a acaparar el creciente mercado de jugadores norteamericanos, que comenzaba a poblar los paños virtuales, cada vez en mayor cantidad. En esta sala dieron sus primeros pasos figuras que años más tarde se convertirían en leyendas indiscutibles del poker, como, por ejemplo, Tom “durrrr” Dwan. Paradise Poker fue el sitio predominante durante los primeros años del siglo, ofreciendo las partidas más caras hasta el momento: Limit Hold’em $40/$80.

Para el año 2003, el poker por internet iba a tener como protagonista a un nuevo gigante: PartyPoker. También comenzaban a ganar terreno salas nuevas que luego se convertirían en históricas, como PokerStars. Ya había pasado el auge de Paradise y Party irrumpía con una campaña publicitaria con muchísima presencia en el World Poker Tour. Rápidamente, el sitio ganó popularidad y millones de nuevos jugadores comenzaron a abarrotar sus mesas. Gracias a que los rivales de bajo nivel abundaban y no había tanto desarrollo ni difusión del estudio del poker en profundidad, sobre todo online, aquellos que contaban con un poco de preparación arrasaban en los paños de esa época, la cual fue una de las etapas doradas del poker online.

Sin que nadie lo supiera aún, las condiciones ya estaban dadas para que tuviera lugar el hito que lo cambiaría todo para siempre.

Corría el año 2003 y el escenario era ni más ni menos que la Serie Mundial de Poker (WSOP). El torneo más importante del mundo, por decirlo de alguna manera. La entrada al Evento Principal vale $10.000 dólares estadounidenses y en ese entonces el campeón cobraba un premio de $2.500.000. El protagonista de esta historia es Chris Moneymaker, el hombre del apellido profético (su traducción al español sería “hacedor de dinero”). Chris era un contador de Georgia al que le gustaba jugar por internet y logró clasificar al Evento Principal jugando un clasificatorio de tan sólo $35 en PokerStars. Una vez allí, lentamente logró hacerse un lugar en las instancias finales del torneo. A medida que se iba acercando la definición, las cámaras de televisión empezaron a prestarle más atención, como presintiendo que detrás de esa gorra y esos lentes se ocultaba el rostro del hombre que haría historia. Finalmente, luego de vencer Sammy Farha en el mano a mano final, Chris Moneymaker pasó a la historia como el primer ganador de la Serie Mundial de Poker que clasificaba por internet. El efecto fue inmediato. Luego de ese momento, el poker online tuvo su auge en Norteamérica y el mundo. El ejemplo del flamante campeón dejaba un fuerte mensaje: cualquiera puede llegar a la cima gracias al poker online.

Tras la coronación de Chris Moneymaker, el poker online tuvo su auge en América del Norte. Entre 2004 y 2006, el tráfico total era de 50.000.000 de jugadores, de los cuáles más del 50% estaban en territorio estadounidense. PokerStars, PartyPoker y Full Tilt Poker protagonizaban una disputa de lo más apasionante para ver quién lograba imponerse en un mercado tan creciente. El tráfico de jugadores crecía sin parar, los sitios se perfeccionaban en todo lo posible e intentaban ofrecer mejores tratos a sus clientes, queriendo sobresalir entre tanta competencia. Había muchas promociones, bonos, ofertas de rakeback y, más que nada, jugadores débiles que hacían que valga la pena jugar. Pero cuando parecía que nada podía salir mal, llegó un durísimo revés para el mundo del poker.

Tras la aprobación de una nueva ley estadounidense antiterrorista, cuya motivación principal lejos estaba de apuntar contra el poker, en septiembre del año 2006 quedó criminalizado el hecho de efectuar transacciones hacia o desde sitios dedicados al juego online. El poker no estaba prohibido, las que sí pasaron a estar prohibidas fueron las operaciones entre los bancos y los sitios de poker. Este escenario planteó una encrucijada para los sitios que funcionaban allí: retirarse del enorme mercado norteamericano o arriesgarse a seguir activos a pesar del riesgo que eso pudiera implicar, tanto en ese momento como a futuro. PartyPoker decidió dejar de operar en Estados Unidos, lo cual trajo consecuencias catastróficas en su cantidad de jugadores, perdiendo hasta el 80% del mismo y posicionándose por debajo del liderazgo que alguna vez supo tener y que nunca pudo recuperar. PokerStars y Full Tilt Poker mantuvieron sus actividades en la región y, aprovechando el hueco que había dejado Party, no tardaron en tomar el liderazgo. El día 15 de abril del 2011, todo cambió en el mundo del poker cuando fueron intervenidos los dominios de los sitios principales por estar violando la ley a consciencia. De un día para el otro, se confiscaron los saldos de muchísimos jugadores de todo el planeta que poseían cuentas activas en los sitios. Esto trajo consecuencias muy duras, como la disolución de Full Tilt Poker tras varios reveses legales en los años subsiguientes, hasta que terminó siendo adquirida por su principal competidor. PokerStars se encargó de dar un cierre a las encrucijadas legales y pudo encargarse de reembolsar, en la medida de lo posible, a los clientes que habían perdido su dinero.

Tras estos hechos, las regulaciones al juego virtual han sido muchas en muchos países y fueron marcando, a lo largo del tiempo, el rumbo de la industria. En el presente, en países como España y Estados Unidos, los jugadores no pueden jugar contra rivales de otros países, salvo que tengan liquidez compartida.

En países como España, actualmente el poker online está fuertemente regulado mediante diversas leyes y medidas tomadas por los gobiernos. Del 2011 en adelante, en varios países los gobiernos comenzaron a preocuparse por regular y, principalmente, fiscalizar el poker online. Jugar por internet no está para nada prohibido, pero solo puede hacerse en salas autorizadas por la Dirección General de Ordenación del Juego y que posean una licencia para operar en territorio español. Existen limitaciones en el plano comercial, como la prohibición de difundir bonos de bienvenida y promociones, entre otros métodos publicitarios. Aquellos que residan en España, solo pueden jugar contra otros habitantes de España o de países con liquidez compartida.

Existen muchos lugares que aún carecen de regulaciones para el poker por internet, o que las mismas son bastante flexibles. En estos países los jugadores suelen poder jugar en todo tipo de sitios y compartir partidas con gente de todo el mundo. Es importante estar al tanto de la legislación de cada país, no solo en materia de poker online, sino también en materia de medidas impositivas o regulaciones de entidades bancarias con respecto a las operaciones comerciales que pueda llegar a realizar un jugador. Los sitios más prestigiosos, suelen tener una versión para los mercados regulados como España y Estados Unidos y otra para territorios no regulados, así que, en definitiva, se usan las mismas salas en casi todos lados, solo cambian los rivales que se puedan llegar a encontrar.

Algunos de los sitios principales actualmente son:

Ya hemos hecho una recapitulación histórica del poker online, su mejor y sus peores momentos, y también hemos mencionado y resumido rápidamente la situación actual. Ahora, la pregunta sería: ¿por qué es mejor jugar online? Bueno, la realidad es que lo mejor solo es lo que se ajusta a nuestras preferencias. Hay quienes son muy buenos online, pero no logran lidiar con el ritmo lento y tenso del juego en vivo, mientras que los hay duchos en los paños reales que no se hallan cómodos a la hora de jugar en internet. Lo que sí podemos mencionar son algunas características de cada uno que quizás sirvan para decidir qué tipo de jugador somos.

OnlineEn vivo
Muchas más manos en menos tiempoMás social y divertido
Más información a disposiciónEl nivel suele ser más bajo
Horarios flexiblesMenos distracciones
Se puede jugar por poco dineroExiste cierto marketing, espíritu de deportividad y hasta glamour alrededor de los grandes torneos en vivo
Se puede jugar desde cualquier lugar 

Las aplicaciones y juegos donde podemos disfrutar de partidas gratuitas abundan en todo el universo digital. Pero el verdadero espíritu del juego reside en el poker por dinero real. Es en las partidas donde hay algo serio puesto en juego donde los jugadores son desafiados a llevar sus habilidades al extremo con tal de conseguir el premio. Son los grandes pozos y premios los grandes motivadores que hacen que las mesas de casinos y sitios online se llenen día tras día. Jugar gratis para divertirse de vez en cuando es aceptable, pero el poker fue hecho para jugarse por dinero.

A continuación nombramos algunas características de una y otra modalidad para que las tengamos en cuenta.

Dinero realDinero ficticio
Podemos ganar dinero jugandoNo hay ganancias reales
Además de premios en dinero, podemos clasificar a grandes torneos en satélitesCasi no hay posibilidad de clasificar a torneos
El nivel de juego es desafianteMuy bajo nivel de juego
Los mayores torneos del mundo son por dineroNo hay nivel competitivo ni eventos serios
Mayor compromiso con lo que hay en juegoAl no haber nada en juego no suele jugarse muy en serio

Luego de su boom en 2003, el poker online llegó para quedarse. Poco a poco fue ganando adeptos hasta convertirse en la modalidad principal para jugar al poker el día de hoy. Día tras día, millones de jugadores habitan las mesas de las distintas salas digitales a lo largo de todo el mundo y a toda hora. Si bien actualmente existen numerosas regulaciones para el poker online en varios países, esto no impide para nada su práctica. Solo es cuestión de estar bien informado y elegir con criterio dónde vamos a depositar nuestro dinero. Seguridad, beneficios, tipos de juegos, comodidad, estilos de jugadores, todos son factores importantes a tener en cuenta a la hora de elegir nuestra sala. Las opciones son muchísimas y cualquiera puede formar parte del apasionante mundo del poker online por dinero real.