Matthias Eibinger es uno de los regulares de MTT más respetados y exitosos. Al comienzo de su carrera, jugó los SNG más caros, formato en el que también se convirtió en uno de los más fuertes. Eibinger habló sobre las razones de un cambio tan radical en la disciplina y cómo logró convertirse en uno de los mejores en un nuevo campo en un video para el canal PokerCode, que traducimos.

En el camino a la cima, Mattias no tuvo miedo de experimentar, no solo con el juego, sino también con su propio cuerpo. Su último video se llama «Dormí como un cavernícola para grindear 20 horas al día».

Hola a todos —comienza—, hoy les hablaré de mis experimentos con el sueño polifásico. Esto sucedió en 2015, pero miremos un poco antes para que entiendas mejor por qué decidí hacer esto en primer lugar.

En aquellos años, todos los más fuertes jugaban en PokerStars, donde había un programa VIP con diferentes niveles. El más codiciado se llamaba Supernova Elite, que prometía recompensas generosas, el rakeback más alto y muchos otros bonos. La primera vez que obtuve este estatus en 2013, lo confirmé en 2014, pero me decepcionó porque obtuve menos puntos de los que esperaba. Fue entonces cuando aparecieron en mi cabeza los pensamientos sobre el sueño polifásico. Me fijé la meta de convertirme en Supernova Elite en 2015 en dos meses. En el 2014 me tomó 10 u 11 meses, y en el 2013 estuve grindeando hasta fin de año, y todos los días.

Pensé en cómo podía asignar la cantidad máxima posible de horas para grindear. Y escuché sobre el sueño polifásico. ¿Qué es? Todo el mundo está familiarizado con el sueño monofásico, esto es cuando dormimos 8 horas por noche y el resto del tiempo estamos despiertos. En el sueño polifásico, dividimos nuestro sueño en varios segmentos pequeños. En teoría, esto hace que su trabajo sea más eficiente. Para mí, elegí la opción más extrema, cuando todo el día se divide en segmentos de 4 horas, de las cuales estás despierto durante 3:40 y duermes durante 20 minutos. Es fácil calcular que durante todo el día duermes 120 minutos. Inmediatamente me di cuenta de que tal enfoque sería demasiado duro, pero idealmente quería esforzarme por lograrlo. Para empezar, podría permitirme dormir 3-4 horas al día, pero no más, de lo contrario tendría que despedirme del sueño de convertirme en SNE en dos meses.

También me di cuenta de que no podía hacerlo sólo por mi cuenta. Es poco probable que pueda despertarme en 20 minutos si estoy muy cansado. Probablemente podría hacerlo 1 o 2 veces, pero sería poco realista mantener ese régimen a distancia. Para que el experimento tuviera alguna posibilidad de éxito, necesitaba condiciones ideales. Para ello invité a mi casa a dos amigos que también jugaban al poker. Hicimos un horario detallado de mi sueño y lo monitoreamos cuidadosamente para que uno de ellos siempre pudiera despertarme.

Comenzamos el 1 de enero de 2015, pero los problemas aparecieron de inmediato. En los primeros días, estaba lleno de energía y simplemente no podía conciliar el sueño, no se trataba de períodos de 20 minutos. Como resultado, las primeras 30 horas no dormí nada. Pero durante este tiempo la fatiga se acumuló y finalmente pude conciliar el sueño. Obviamente, mi cuerpo aún no estaba listo para dormir 20 minutos y me desperté completamente destrozado, sin energía y sin poder concentrarme en el poker. El hecho es que el sueño habitual de 8 horas se divide en varias fases, una de las cuales se denomina « fase REM». Esta es una parte muy importante, que es sólo responsable del descanso del cuerpo y el cerebro. Y ni siquiera llegué a esta fase durante 20 minutos. Al comienzo del experimento, estaba increíblemente cansado, mis amigos me despertaron casi a la fuerza y ​​luego me quedé dormido frente a la computadora. Los tres primeros días fueron, con diferencia, los más duros. Pero luego, de repente, todo cambió: dormí durante 20 minutos, me desperté fácilmente, me levanté de la cama bastante fresco y descansado. Mi cuerpo se adaptó rápidamente y pasó a una nueva etapa, cuando en 20 minutos comencé a recibir suficiente energía. Leí en línea que generalmente toma 10 días llegar a esta etapa. Y me tomó menos de una semana, lo que me sorprendió mucho. El cuarto día me sentí de manera satisfactoria, y el quinto y el sexto el progreso fue simplemente increíble. Mi productividad había alcanzado un nuevo nivel.

Naturalmente, también hubo desventajas. Tenía que estar todo el tiempo en casa en compañía de dos amigos. ¿Qué pasa con la vida ordinaria? Tenía que ser olvidada. Imagina que tienes planeada una cena familiar para el domingo, sería bastante problemático compaginarla con un sueño de 20 minutos. Y no puedes omitir un solo segmento, porque esto destruirá por completo todo el ciclo. Tuve que encerrarme en casa como en una cripta.

Todo terminó de una manera banal. Durante dos semanas todo salió bien, incluso anoté una gran jugada e incluso llegué antes de lo previsto. Pero gradualmente mis amigos y yo perdimos de vista nuestra vigilancia. Una vez me quedé solo en casa, no escuché el despertador y dormí durante 6 horas. Allí es donde todo terminó.

Por supuesto, traté de restaurar el patrón de sueño. Pero cuatro horas más tarde, simplemente no podía dormir porque estaba demasiado descansado. Continué grindeando y traté de dormir después de otras cuatro horas. De nuevo, no pasó nada. Después de jugar 20 horas seguidas, me di cuenta de que tenía que cancelar todo. Ya no estaba lista para empezar de cero.

El experimento fracasó. ¿Qué había logrado? Durante esas dos semanas logré jugar tal cantidad, que había tardado 4 meses en conseguirla un año antes. A fines de enero, había hecho fácilmente un 40% de SNE. Con respecto a obtener el SNE en dos meses, tuve que despedirme de ese objetivo, pero aún estaba satisfecho porque probé algo nuevo. Y obtuve los preciados 1,000,000 de VPP hacia fines de marzo.

Todavía practico ocasionalmente el sueño polifásico. Naturalmente, no en un modo tan extremo. A veces juego toda la noche, y durante el día tengo algunos asuntos, y logro dormir solo tres horas. En ese caso, duermo tres horas más después de cenar. Mi cuerpo ya no necesita 8 horas de sueño ininterrumpido, puedo dividirlo en varios segmentos. Puedo dormir 5 horas por la noche, y durante el día duermo una siesta de 20 minutos o una hora. Esto es suficiente para ponerme en forma. Escuché que en algunos países de Asia, las grandes empresas tienen dormitorios especiales en sus oficinas para que los empleados puedan relajarse durante el día. No puedo garantizar la exactitud de esta información, pero me lo dijeron.

Si alguien quiere repetir algo así, quiero advertirle que es increíblemente difícil. Definitivamente no puedes hacerlo solo y tendrás que olvidarte de la socialización por un tiempo. Este es el principal problema. Para mí, la familia y los amigos son muy importantes, por lo que originalmente planeé limitarme a dos meses y entendí que esto era solo un breve experimento. Para mí fue una experiencia útil e interesante, me encanta desafiarme a mí mismo. Sí, fallé, pero aun así estaba satisfecho.