Phil Ivey

Jugador legendario, reconocido como el mejor en todas las principales variedades de poker en 2000-2010. El dueño de la cara de poker más imperturbable.

¿El jugador de poker más fuerte entre los ludópatas o el más apostador entre los jugadores de poker? De una forma u otra, la imagen de Phil Ivey está indisolublemente ligada al riesgo y la emoción, tanto si hablamos de torneos con varios miles de entrada, heads-up con millonarios o apuestas deportivas. Ivey es del tipo que apuesta un millón de dólares y se vuelve vegetariano, solo para pagar una compensación de $150,000 tres semanas después por un bistec jugoso.

Es casi imposible compilar una lista completa de sus logros en el poker: ningún periódico publica los resultados de las partidas cash cerradas en Macao y Las Vegas. En 2006, en el famoso heads-up contra el multimillonario Andy Beal, Ivey ganó 16,6 millones de dólares en tres días, y ¿cuántas de esas sesiones se llevaron a cabo a puertas cerradas? Pero incluso su lista pública de victorias en torneos es impresionante: desde el 2000, cada aparición de Ivey en la Serie Mundial no ha estado exenta de mesas finales, y en total ganó 10 brazaletes, fue campeón del WPT y se detuvo dos veces a un paso de ganar el Evento Principal de la WSOP. Su parte de la fama se la llevó su impresionante éxito en las partidas cash en los programas de poker: High Stakes Poker, Poker After Dark, Million Dollar Cash Game.

En línea, ha dominado las mesas más caras de Hold'em, Omaha y juegos mixtos durante muchos años: primero bajo su propio nombre como profesional de Ful Tilt Poker, luego en PokerStars bajo los apodos RaiseOnce y Polarizing. Pero a mediados de la década de 2010, aparecieron nuevos nombres en el Olimpo del poker: jóvenes profesionales con un enfoque matemático del juego demuestran que a partir de ahora es imposible ganar solo con habilidad y talento. La era de los solvers ha llegado.

En algún momento, Ivey se vio en el epicentro de varios escándalos: primero, el casino londinense Crockfords se negó a transferir las ganancias de 7,3 millones de libras a Phil, y dos años después el casino estadounidense Borgata lo demanda y le exige la devolución de 9,6 millones de dólares. En ambos casos, Phil venció al casino en baccarat usando cartas defectuosas de fábrica. La comunidad del poker está del lado del jugador, pero la ley está del lado del casino.

Después de eso, Ivey pasó a las sombras: desde 2015, durante un período no ha aparecido en torneos importantes durante dos años, solo jugó una vez en la serie Triton Super High Roller. En 2017, fue elegido para el Salón de la Fama; sin embargo, no jugó un solo torneo de la Serie Mundial ese año. Cuanto más tiempo pasa, más rumores asoman sobre la triste situación financiera de Ivey: un litigio de alto perfil con el casino le costó millones de dólares y los high rollers cercanos hablan de grandes deudas en conversaciones privadas.

Sin embargo, esto no le impide participar en torneos con entradas de seis cifras y seguir siendo una leyenda.