Flack nació en la pequeña ciudad verde de Rapid City en Dakota del Sur el 18 de mayo de 1969. Después de dejar la escuela, Lane, con 18 años, consiguió un trabajo como crupier en un club de poker y pronto comenzó a jugar él mismo. Así pasaron los siguientes 8 años: Lane primero repartió cartas y luego cambió al lugar del jugador, viajando a los clubes de su estado natal y vecinos. En 1995, Flack conoció a una chica y se la llevó a Nevada. Se establecieron en la ciudad de Reno y al poco tiempo nació su hija Haley. Pero nunca llegaron a ser una familia: tan solo 2 años después, en 1997, Lane ya vivía solo en Las Vegas.

La primera victoria de Flack fue en el icónico Horseshoe Casino, donde nació la World Series. Ganó el torneo Hall of Fame de $1,500 por un premio de $68,000. Apareció un bankroll y Lane comenzó a jugar partidas cash caras con todas las estrellas de entonces. El dinero no siempre fue suficiente, pero Johnny Chen, quien siempre estaba listo para patrocinar a Lane, ya notó al chico talentoso. En 1999, Flack ganó su primer brazalete de la WSOP, ganando $224,000 en un torneo $3,000 Pot-Limit Hold'em. Pronto, en agosto del mismo año, adquirió un apodo que se quedó con él para siempre. Lane ganó el torneo de Stud Legends of Poker de $330 (por $15,600) y, al día siguiente, ganó un torneo de Limit Hold'em con el mismo buy-in por $19,320. Por esto, fue apodado Back-to-Back, es decir, «uno por uno».

¡Si tan solo los amigos supieran cómo Flack estaría a la altura de su apodo en el futuro! En 2002 ganó dos brazaletes, ambos en No-Limit Hold'em. Y al año siguiente, poco antes de la histórica victoria de Moneymaker, ganó dos más: en Omaha hi-lo y Limit Hold'em. La última victoria de Lane en la WSOP en 2008 fue el mayor premio en efectivo de su carrera: en el evento de $1,500 PLO, recibió $577,725.

En total, Flack ha ganado más de $5 millones en premios a lo largo de su carrera. El segundo premio más grande fue en el World Poker Tour de Aruba en el torneo de $6,200, en 2004. Su hija voló allí y Lane dijo que quería que ella lo viera jugar en la mesa final (en este caso, se le permitiría a un niño entrar al casino). Un sueño hecho realidad: Flack se abrió camino a través de un field de 647 jugadores y Hayley, de 9 años, vio a su padre luchar contra John Juanda y Mike Matusow en una final repleta de estrellas. Lane luego terminó segundo por $500,000.

Para ese entonces, Flack ya era una superestrella en EE.UU., pero no solo (y no tanto) gracias a sus brazaletes. El papel decisivo lo jugó la victoria en un SnG de 6 hombres aparentemente insignificante, cuya composición fue determinada por los organizadores del WPT. Lane derrotó al propietario de Los Angeles Lakers, Jerry Buss, en el mano a mano.

Buss era una persona de los medios, por lo que se filmó el torneo. Y después de la victoria de Moneymaker, cualquier contenido de poker tuvo una demanda increíble en la televisión estadounidense. En los años siguientes, el video se reprodujo sin cesar, lo que hizo famoso a Flack. También mostraron gran parte de la escena final, que fue vista por la hija de Lane. Flack y Buss siguieron siendo buenos amigos hasta la muerte de este último en 2013.

En las pantallas de televisión, Flack se veía genial, pero en la vida real, las cosas estaban lejos de ser color de rosa. El dinero, la fama y la vida en Sin City habían despertado todos los demonios posibles en Flack. Rara vez se le veía sobrio en el casino, fácilmente podía beber varios litros de cerveza mientras jugaba. Al mismo tiempo, según Phil Hellmuth, la habilidad de Lane no se vio afectada en absoluto por el alcohol. Flack mismo lo pensó, en una entrevista con PokerNews dijo: «Incluso si ya estoy a un paso de desmayarme en la mesa, todavía sigo el juego y controlo todo».

Desafortunadamente, no se limitó al alcohol. A principios de la década de 2000, era demasiado fácil comprar drogas en Las Vegas, y el estilo de vida de profesional del poker y el ambiente de fiesta perpetua hacían que fuera muy fácil experimentar cualquier cosa prohibida. Y Flack probó todo lo que pudo conseguir. En 2001, comenzó a comprar éxtasis con regularidad y luego cambió a metanfetamina. En Deal Me In, una colección de historias autobiográficas de jugadores profesionales de poker, hay un capítulo escrito por Flack. Esto es lo que dijo sobre ese momento:

En 2002 y 2003 me iba muy bien en el poker, pero el estilo de vida que llevaba me estaba destruyendo rápidamente. Y en 2004 todo se fue al carajo: vivía en un apartamento de una habitación con mi novia Paulette, no tenía dinero para pagar el alquiler, no comía nada. Me quedé con casi nada más que adicción.

Intervino Daniel Negreanu: envió a Lane a una clínica de rehabilitación y pagó íntegramente el tratamiento, destinando para eso unos 60,000 dólares.

Layne Flack aparece abrazando a la esposa de Daniel, Amanda.

De vuelta en Las Vegas, Flack realmente no consumió durante un tiempo, pero pronto los viejos hábitos lo esclavizaron nuevamente. Mayormente borrachera: YouTube está lleno de videos de Flack jugando borracho. Aquí, por ejemplo, se ve en qué condiciones eliminó a Jerry Yang del WPT en 2011:

Cuando Lane no estaba borracho, por lo general estaba de camino a eso, con una botella permanente de cerveza en la mano y un cigarro en la boca. En 2009, fue detenido por la policía de Las Vegas: conducía en estado de ebriedad y excediendo el límite de velocidad. Conducía desde la fiesta después del sorteo del campeonato anual NBC Heads-Up Poker, donde se emborrachó con Andrew Robl. Andrew luego escribió en su blog sobre esa noche:

Estaba muy borracho y de alguna manera logré que el legendario Lane Flack tomara tequila conmigo. No fue la mejor idea, por supuesto: tentar a una persona que está constantemente al borde de un colapso. Cuando nos emborrachamos, me fui a casa a dormir y él siguió bebiendo.

Flack siguió pasando el rato tras las rejas: se negó a someterse a una prueba de alcohol y pasó la noche en la comisaría. Debido a esto, no tuvo tiempo para el torneo, cuyo sorteo festejó tan violentamente, y fue reemplazado apresuradamente por David Oppenheim.

Flack sabía cómo relajarse y le encantaba, y cuanto más ruidosa fuera la fiesta, mejor:

Otro escándalo relacionado con Flack que pasó a la historia fue una escaramuza con Doyle Brunson. Flack fue uno de los oponentes a la cancelación de los torneos con recompras de la World Series (ganó su último brazalete en 2008 en un PLO con recompras, por lo tanto, un premio tan grande: $577k con una entrada de $ 1,500). El abolicionista (finalmente victorioso) dijo entonces que los ricos simplemente «compran» brazaletes para ellos mismos, haciendo innumerables recompras. Flack dijo en una entrevista:

«¿Te gustaría hablar sobre comprar pulseras? Recordemos uno de los brazaletes de Doyle, que ganó en un torneo de 8 personas. Algunos harían bien en recordar la historia y entender qué pulseras se compraron realmente.

En respuesta, Brunson recordó con calma que el torneo más pequeño que ganó fue un torneo por equipos, donde había 14 parejas de jugadores. Y lamentó no recordar dónde se guardaba ese brazalete; de ​​lo contrario, «se lo enviaría a Flack con una oferta para ponerlo donde nunca brilla el sol».

A pesar de la escaramuza con Doyle (con quien, sin embargo, se reconciliaron rápidamente) y los eternos problemas con el dinero, las borracheras y las drogas, Flack tenía a todo Las Vegas como amigo. Siempre fue abierto, alegre y amistoso, lo que invariablemente se ganó tanto a los vecinos de mesa como a los espectadores en las pantallas de televisión. Después de su muerte, literalmente todos hablaron de lo divertido que era estar con él.

Eli Elezra: «Nadie era tan agradable para jugar como él. Y en términos de talento, nadie puede compararse con él. Ni siquiera se trata de los brazaletes, era imposible leerlo en las manos. Tenía todos los trucos de poker imaginables bajo la manga. De hecho, es terriblemente subestimado: la mayoría de los jugadores no se dan cuenta de lo bueno que era».

El presidente de PokerGO, Mori Eskandani: «Hizo del juego una celebración, sin importar si era una ventaja o una desventaja. Si perdía un bote grande, se quedaba en silencio literalmente durante un par de manos, y luego intentaba de nuevo hacer que todos en la mesa se divirtieran.

Matt Savage, Director del Torneo WPT: «Su habilidad para leer a los oponentes era increíble, nunca había visto algo así en mi vida. Literalmente podía persuadir a su oponente para que le diera fichas. Y a principios de la década de 2000, no había ningún jugador más fuerte en el mundo. Él era el primero. Ni Ivey, ni Negreanu, él».

Ilya Gorodetsky: «Tuve la oportunidad de jugar con él en Las Vegas. Es cierto que ninguna historia brillante por la que es famoso sucedió en mi presencia. Aquí está Ted Forrest, recuerdo quedarme dormido en la mesa entre manos y, a veces, durante. Y Lane Flack siempre se comportó adecuadamente y jugó bien. Aparentemente, pudo separar el trabajo y el entretenimiento en una etapa posterior de su carrera.

Unos días después de la muerte de Flack, Mike Matusow organizó un memorial improvisado en YouTube en el que pidió a jugadores famosos que compartieran historias sobre un viejo amigo.

«Lane no aprobaría si nos sentamos y lloramos. Le gustaría que nos divirtiéramos y nos divirtiéramos», dijo Mike. Para honrar la memoria de Flack se reunieron entonces muchas estrellas.

Erik Seidel recordó haber puesto a Laine en un torneo de Omaha hi-lo, y en algún momento comenzó a subir en cada mano a ciegas. «Ganó el torneo, pero esa fue la última vez que le di dinero», dijo Eric riéndose.

Ted Forrest contó cómo él y Lane una vez fueron atrapados por la policía en México y tuvieron que pagar un soborno para ser liberados. Había una razón seria para apresurarse: los amigos esperaban ir a un juego cerrado con Larry Flynt, el fundador de la revista Hustler. El costo del soborno valió la pena, ya que luego ganaron $200,000 entre los dos.

Scotty Nguyen reveló cómo no pudo juntar el dinero para comprar un torneo HORSE de $50,000 en 2008. Frustrado, salió del casino Rio, donde se encontró con Flack. Al enterarse del problema, simplemente metió la mano en el bolsillo, sacó una ficha de $25,000 y se la entregó a Scotty. Por la victoria, Nguyen recibió alrededor de $2 millones, de los cuales $750,000 fueron para Flack.

La hija de Lane, Hailey, también visitó a Matusov. Estaba muy conmovida por la calidez con la que los jugadores hablaban de su padre. «Siempre tuve miedo de heredar sus malas cualidades y hábitos», admitió. «Pero ahora que escuché todo esto, también quiero creer que también tengo sus buenas cualidades en mí».

Uno de los últimos tuits de Flack es un video de Gavin Smith, quien murió en 2019.

«Me encontré con el video y me di cuenta de que Gavin no estará en la WSOP en septiembre. Te extraño, amigo».

Lane no podía saber que la World Series del año pasado, que se había pospuesto hasta el otoño, tampoco estaba destinada a que él apareciera. Este es un tuit del 4 de abril y el 19 de julio Flack, de 52 años, fue encontrado muerto en su casa de Las Vegas. La causa de la muerte fue una sobredosis de drogas.